puntoexe

Los piratas y corsarios del siglo XVIII crearon una «red de información»; que envolvía el globo: primitiva y dedicada primordialmente a los negocios prohibidos, la red funcionaba admirablemente. Repartidas por ella había islas, remotos escondites donde los barcos podían ser aprovisionados y cargados con los frutos del pillaje para satisfacer toda clase de lujos y necesidades. Algunas de estas islas mantenían «comunidades intencionales», completas mini sociedades que vivían conscientemente fuera de la ley y mostraban determinación a mantenerse así, aunque fuera sólo por una corta -pero alegre- existencia.Hakim Bey – TAZ

  Somos lxs hijxs del Copy-Paste , alimentados por el Click para Descargar, criados por la escuela del p2p, sobre estimulados con pop-ups y aprendices de la técnica del esquive de adware, perros sabuesos de archivos maliciosos y espiritualmente desapegados a la pérdida masiva de información. Habitamos una diversidad de psico-planos interdimensionales y volátiles que sostenemos con telarañas entre barras inclinadas que dialogan con puntos y donde una ñ se presenta como una piedra en el conquistador camino de un lenguaje cada vez más naturalizado. ¿Podremos ser lxs piratas y corsarixs que a través del levantamiento de sus propias islas en un océano dominado por los 5 ojos logren la perdurabilidad de la práctica liberto-informática sostenida por el desarrollo de vías de proto-comunicación y proto-navegación? Ampliemos nuestro mapa de bits en búsqueda de variaciones y tracemos rutas que excedan los terrenos que nos indexaron y continuemos pintando en ASCII nuestras islas para desorientar a los navales del captcha y que nuestras proto-sociedades logren su autonomía hipervinculada en pos de invertir el océano y sus icebergs hechos de ceros y unos para que en un futuro a los 5 ojos se los recuerde como los 5 naufragios.  

Compartir en: